Un mundo sin fin

jueves, 3 de marzo de 2011

Tras varios meses de lectura, interrumpida en muchas ocasiones por falta de tiempo, debido a los exámenes, trabajos, etc, etc, anoche concluí la lectura de esta genial obra. Quiero daros mi visión, mi más personal opinión, como ya hice anteriormente con Los Pilares de la Tierra.


novela un mundo sin fin escritor ken follet
Tanto Los Pilares de la Tierra, como Un mundo sin fin, han sido las primeras obras que he leido de este gran novelista que es Ken Follet. Comencé a leer Los Pilares mucho antes de que la serie saliera en televisión, y volviera entonces a tener un nuevo boom explosivo de superventas de este ya honorable bestseller. Y como ya dije, en la entrada que escribí para dar mi opinión sobre la obra, me pareció sensacional. Pero creo que esta vez, Ken Follet se ha superado.

Esta obra, que guarda muchísimas semejanzas con la anterior, no sólo porque se trata del mismo lugar, sino porque se vuelven a tocar los mismo ámbitos: la pobreza, la nobleza y la Iglesia, y porque los propios personajes recuerdan enormemente a sus predecesores.

Pero en esta ocasión, al menos en mi opinión, los personajes son aun más entrañables, sus personalidades están mejor desdibujadas. En resumidas cuentas, su calidad en todos los ámbitos, es infinita. A mí me han conquistado, mientras que otros tanto, han provocado desprecio y odio. Y el hecho de que un escritor consiga crearnos a nosotros, los lectores, todas esas emociones tan profundas, dejan ver su más que reconocida labor.

Lo que más valoro de la obra es la veracidad histórica en cuanto a la vida cotidiana, el cómo se describen los empleos, las actividades económicas y artesanales, las relaciones familiares, los entresijos de la Iglesia y la nobleza, la formación del ejército, el sistema de impuestos. En fin, todos los aspectos de la vida y la sociedad y del momento. Como historiadora sé del inmenso trabajo que supone hacerse de los conocimientos necesarios para llevar a cabo una recreación histórica de tal calidad. Sin duda, para mí es el punto a tener más en cuenta de la tarea de realizar esta obra.

Nuevamente, me sorprende las descripciones tan exquisitas y las imágenes tan vívidas que es capaz de crear en nuestra mente con sus palabras. Si es verdad, que a veces, en mi opinión insisto, se excede en este aspecto y puede llegar a ser tediosa la lectura de algunas páginas. Pero es que hay que tener en cuenta que es inevitable. ¿Cómo no van a existir fragmentos que no te llenen, en un libro que tiene más de 1.000 páginas? Es que sería prácticamente imposible que te mantuviese totalmente espectante durante todo el transcurso de la lectura.

Los personajes de Caris y Merthin ha sido dos buenos amigos en el trayecto de este viaje por la vida de Kingsbridge en el s. XIV. Otros tantos, aunque en menor medida, han sido Gwenda y Wulfric. Y también encontré enemigos a los que detestar, como Ralph, Alan, Gowdyn y Philemon. Pero, como la vida misma, todas las historias están compuestas de malos y buenos. Sin duda, ya estoy echando de menos a todos ellos.

Algo curioso que he visto en internet, y que no sabía, pero que sin dudas muchos de ustedes sí lo sabrán, es que Ken Follet se inspiró en la catedral de Santa María en la ciudad de Vitoria, en la que además en su honor se ha erigido una estatua de bronce. Allí en la catedral presentó su novela en España, y he encontrado un par de fotos.


ken follet
Conferencia que dio en la catedral presentando su obra
ken follet
El autor (Ken Follet) junto con su estatua honorífica

También quería comentaros, que ojeando la web del autor he encontrado este sensacional mapa que nos orientan en la ciudad de Kingsbridge en el s. XIV. Podéis descargarlo en su web si queréis: http://www.ken-follett.com/wwe/kingsbridge_map.html



Por último, os dejo el video de la conferencia que dio en la catedral de Santa Maria en Vitoria, por si os interesa echarle un vistazo.

¡Namärie!





1 comentarios:

Allanna uth Sameth dijo...

Ostras el mapa!
Gracias por compartirlo con nosotros. ^^

Un beso Ázame!

Publicar un comentario en la entrada

© Rocío Tudela. Con la tecnología de Blogger.