Frankenweenie

miércoles, 16 de enero de 2013

Frankenweenie Tim Burton




Frankenweenie Tim Burton
Tim Burton nos regaló a finales de 2012 una de las historias más entrañables de su filmografía  ¿Quiénes de vosotros no habéis sufrido con la muerte de vuestro mejor amigo, es decir, vuestra mascota? Su pérdida resulta tan dolorosa y terrible tanto en la niñez, como cuando somos adultos. Pero en la infancia nuestra imaginación es infinita, y no somos capaces de comprender dónde están los límites, ni siquiera los de la vida y la muerte. Ese es el punto de partida de la historia que hay detrás del título de Frankenweenie.


Un niño, Víctor  sumamente inteligente y con grandes dotes para la ciencia, pierde a su querido amigo, su perro, Sparky, en un desafortunado accidente. Víctor no es capaz de superar su muerte y, en parte animado por la celebración de la feria de las ciencias, decide probar un curioso experimento. Intentará devolverle la vida a su perrito Sparky.


Frankenweenie Tim Burton
Víctor en clase con sus compañeros

Es increíblemente sorprendente que Tim Burton haya renunciado a dos delas grandes características de su cine: el color y los musicales. Cabía esperar que una apuesta como esta, donde encontramos la técnica stop-motion, la fisionomía particular de sus personajes (recuérdese el aspecto de sus criaturas en películas como La Novia Cadáver o Pesadilla antes de Navidad), y rasgos estéticos que recuerdan a lo gótico, que también se hallasen las canciones a las que nos tiene acostumbrados, al igual que una explosión de color, y no la opción del blanco y negro.

Frankenweenie Tim Burton
Tim Burton rodando Frankenweenie

Pero parece que Burton ha regresado, en esta obra, a sus inicios más íntimos y personales. De hecho el personaje de Víctor, es prácticamente exacto, al Víctor adulto que nos presenta en La Novia Cadáver, y Sparky parece ser ese perro-esqueleto que aparece en la misma película. Otra reminiscencia al pasado la encontramos en la estética de la barriada residencial donde vive Víctor ¿a quién más le recuerda a la de Eduardo Manoestijeras? Se presentan también, de forma cómica, lazos con los clásicos del cine La novia de Frankestein o Drácula.

No olvidemos que T.Burton ya rodó un mediometraje de 35 minutos, filmado también en blanco y negro, en 1984, con el mismo título.

Frankenweenie Tim Burton sparky
Sparky


1 comentarios:

J.M Garceso dijo...

Me gustó mucho, es muy diferente a las anteriores de Tim Burton.

Publicar un comentario en la entrada

© Rocío Tudela. Con la tecnología de Blogger.